Los Británicos de siempre. BP sigue siendo noticia por el desastre ambiental.

El presidente Barack Obama mantuvo aer en la Casa Blanca una reunión con las autoridades del gigante petrolero y acordaron compensar a las víctimas del derrame de crudo.
El presidente Barack Obama consiguió ayer lo que algunos señalan como un triunfo: que los dirigentes de BP, convocados en la casa Blanca, aceptaran crear un fondo de 20.000 millones de dólares para indemnizar a las víctimas por el derrame de crudo que se extiende en las costas del Golfo de México.
“Me alegra anunciarles que BP está de acuerdo en poner 20.000 millones de dólares en una cuenta para responder a las demandas de indemnización por esta contaminación”, expresó el mandatario luego de una visita de más de cuatro horas con los responsables de la empresa petrolera británica.


“Estos 20.000 millones de dólares darán la seguridad necesaria de que los reclamos de las personas y las empresas serán honrados”, señaló, y añadió que “es importante destacar que esto (el monto del fondo) no es un techo” y que la cifra podría aumentar.
“Le doy mi palabra a la gente del golfo (de México): BP asumirá sus obligaciones con respecto a ella”, insistió el Presidente, calificando la reunión con los directivos de BP como “constructiva”.
BP, que operaba la plataforma cuyo colapso ha generado la peor catástrofe ambiental de la historia estadounidense, también aceptó la creación de otro fondo de 100 millones de dólares a favor de los obreros del sector petrolero despedidos a raíz del derrame.
En un conciliador comunicado, el presidente de BP, Carl-Henric Svanberg, se disculpó con los estadounidenses en nombre de la firma.
“Gracias por la paciencia que han tenido durante ese período difícil”, dijo.
“Escucho comentarios a veces de que las grandes compañías petroleras son codiciosas y que no les importa nada, pero ese no es el caso de BP, nos importa la gente”, dijo Svanberg.
El pacto buscaba también calmar las presiones políticas la energética, cuyas acciones palidecieron ante la incertidumbre de inversores en torno al monto de la factura que pagaría BP por el derrame.
El 20 de abril, la explosión y posterior hundimiento de una plataforma contratada por BP causó la muerte a 11 trabajadores y dañó el pozo que perforaba en aguas profundas.
El derrame ha afectado unos 190 kilómetros de la línea costera del país y golpeó a parte de su multimillonaria industria pesquera y turística, además de matar aves, tortugas marinas y delfines.

Socio de BP acusa a la compañia de “imprudente”

A casi sesenta días de iniciado el derrame de crudo en el Golfo de México tras la explosión de la plataforma “Deepwater Horizon”, el principal socio de British Petróleum, la petrolera estadounidense Anadarko, acusó de “imprudente” al gigante energético por sus acciones previas al incidente.
Mientras los costos económicos que deberá pagar BP por el desastre ecológico continúan en aumento, el director ejecutivo de Anadarko, propietaria de un 25 por ciento de la plataforma en cuestión, aseguró ayer que la explosión de la torre petrolífera y el posterior vertido de crudo se debieron a las imprudentes acciones adoptadas por la compañía.
“Cada vez hay más pruebas que demuestran claramente que esta tragedia era evitable y que fue resultado de las imprudentes acciones y decisiones de BP”, señaló el ejecutivo de Anadarko, Jim Hackett, en un comunicado.
Hackett añadió también y a pesar de su coparticipación como socio, que lo ocurrido representa una “negligencia grave o una mala conducta intencionada”.
Asimismo, señaló que el incidente podría afectar a las obligaciones contraídas en el contrato de propiedad del yacimiento y dijo que su compañía había quedado impactada por la información revelada en las investigaciones, que demuestran que BP “operó de forma insegura y erró en la supervisión y reacción a los signos graves de alarma” registrados durante la perforación del pozo.
El propietario de un cuarto del pozo que fluye hacia el Golfo rompió su silencio casi completo sobre el derrame para derechamente culpar a BP -y atribuirle la responsabilidad financiera.
Por su parte, el nuevo administrador federal de un fondo para pagar por los daños derivados del derrame expresó que sería un “horror” si BP iba a la bancarrota, pero el fondo de 20.000 millones de dólares que acordaron BP y la Casa Blanca podría aumentar si resulta insuficiente.

Congresistas norteamericanos enojados por las evasivas de BP

El director ejecutivo del gigante petrolero, Tony Haytward, tuvo ayer su primera audiencia ante la Cámara de Representantes. Los legisladores lo acusaron de evitar sus responsabilidades.
La tensión con el gigante petrolero responsable del derrame del Golfo de México volvió aumentar ayer tras la presentación que el director ejecutivo de British Petroleum, Tony Haytward, realizó ante la Cámara de Representantes norteamericana. Los congresistas estadounidenses interpretaron que el responsable de la empresa respondía con evasivas y el ambiente comenzó a cargarse de hostilidad.
Se trató de la primera audiencia ante el Congreso desde que comenzó la crisis hace 59 días, en la que los legisladores arremetieron contra el ejecutivo de BP y en la que lo acusaron de evitar sus responsabilidades en el peor derrame en la historia del país.
Un Hayward con aspecto cansado se sentó solo ante la mesa de testigos mientras que los congresistas criticaban el manejo de BP en el desastre medioambiental.
“El comité está extremadamente frustrado con su escasa franqueza”, le dijo el congresista demócrata Bart Stupak, que lidera la investigación del Congreso. “Usted es el director (…) esperábamos una mayor franqueza en sus respuestas”, añadió.
El otro congresista encargado de encabezar la investigación, el también demócrata Henry Waxman, recordó a Hayward que “bajo su dirección BP ha tomado los riesgos más extremos”. “BP tomó un atajo tras otro para ahorrarse un millón de dólares aquí y unas cuantas horas o días allá”, criticó con dureza Waxman.
Hayward, un geólogo de 53 años que tiene la reputación de hablar abiertamente, mantuvo un discurso breve y bien ensayado, y se negó repetidamente a entrar en detalles respecto a los resultados de las investigaciones sobre el vertido. Dijo que es demasiado pronto para concluir que la empresa hizo recortes injustificados.
“¿Cómo ocurrió esto? ¿Cuánto daño está causando el vertido al medioambiente? ¿Por qué está llevando tanto tiempo detener la fuga de petróleo y de gas del golfo?”, señaló Hayward al inicio de su comparecencia. “Aún no tenemos respuestas a esas importantes preguntas”, añadió, causando irritación entre los legisladores, tanto demócratas como republicanos.
El británico dijo repetidamente que no estaba implicado en la toma de decisiones sobre el equipamiento y los métodos utilizados para perforar el pozo.
Además de las investigaciones en el Congreso, BP afronta una investigación penal y varias demandas.
“Con el debido respeto, señor Hayward, creo que está tratando de escabullirse”, señaló el congresista republicano Phil Greyney. “Usted es el capitán del barco”, le recordó.

Peces, delfines y tiburones huyen del Golfo de México

En respuesta a un instinto de supervivencia, escapan de su hábitat contaminado por el derrame de crudo. Lisas, cangrejos y rayas se congregan por millares en torno a un muelle en Alabama mientras que aves empetroladas se arrastran por los lodazales.
Como si fuera el instinto de supervivencia lo que los impulsa, comenzaron a aparecer frente a las aguas poco profundas de las playas de La Florida algunos delfines y tiburones que huyen del derrame de crudo de BP.
Los biólogos marinos que estudian los efectos de esta tragedia observaronn algunos fenómenos extraños: peces y otra fauna silvestre parecen escapar del petróleo del Golfo de México para reunirse en las aguas menos contaminadas de la costa, una tendencia que despierta preocupación.
Lisas, cangrejos, rayas y peces pequeños se congregan por millares en torno a un muelle en Alabama mientras que muchas aves empetroladas se arrastran por las ciénagas.
La presencia de los animales cerca de la costa significa que su hábitat está contaminado y la consiguiente sobrepoblación podría provocar una mortandad masiva a medida que se agota el oxígeno.
Además, los animales se vuelven presa fácil para los depredadores.
“Haciendo una comparación, uno podría preguntarse por qué la fauna silvestre corre a los bordes de un bosque que se incendia. Multitudes de peces, tiburones y tortugas tratarán de huir de aguas al detectar que no es apta” para la vida, dijo el biólogo marino Larry Crowder.
El derrame, que ya lleva dos meses, ha generado una catástrofe ambiental sin paralelo en la historia de Estados Unidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s