Barrick Gold y los negocios detrás de la pelea de los hermanos Gioja

Los hermanos Gioja pasaron de fantasear con una fórmula fraternal para gobernar San Juan por otros cuatro años a verse enfrentados como enemigos políticos históricos. Mientras José Luis, el gobernador, se prepara para que los sanjuaninos le habiliten su tercera gestión consecutiva, César, senador nacional, se erigió en su principal opositor tras ver frustrados sus deseos por sucederlo. Detrás de la pelea familiar se filtran poder, negocios y acusaciones cruzadas que encendieron una llama que hace pocos meses eran inimaginables.
Nada parece poner en riesgo la reforma constitucional que impulsó el gobernador, a partir de la cual se permitirá en San Juan la re-reelección. Luego de imponer su abrumadora mayoría en la Legislatura provincial, sólo falta la aprobación de la consulta popular pautada para el próximo domingo. Las encuestas menos favorables le auguran un triunfo con entre el 60% o el 65%. El mismo porcentaje con el que se alzó con la gobernación en 2007 (61,16%). Un relevamiento del Instituto de Opinión Pública y Proyectos Sociales (IOPPS), publicado hace días por el Diario de Cuyo, si bien muestra una inclinación de los indecisos a favor del NO, otorga al SI un 66,4% de la intención de voto. A priori, algo irreversible.
Fue esta maniobra del gobernador la que desató la bronca de su hermano César, quien se frotaba las manos para quedarse con la sucesión. Pero quedaron vacías: José Luís forzó la re-reelección y está a menos de una semana de conseguirla. En ese contexto, el senador nacional por San Juan salió a romper filas con su hermano y se transformó en el principal opositor a la reforma constitucional.
Lo hizo apuntando a los negocios. Y arrancó por lo más escabroso: a la minera Barrick Gold, multinacional que se lleva de 2 a 3 mil millones de dólares por año en oro de las montañas sanjuaninas dejando en consecuencia un desastre ambiental de valores incalculables y, apenas, del 1% al 3% en regalías. “Parece que no le convengo a la Barrick Gold” dijo en plena campaña opositora, al tiempo que propone subir al 5% el mínimo y un plan de retenciones móviles, como establecía la resolución 125 para los granos, proyecto que nunca presentó los seis años que estuvo al frente de la Comisión de Minería del Senado.
Luego disparó contra su hermano, sin miramientos: “¿Quién es el único que garantiza las utilidades extraordinarias de la mega minería? Simple, el actual gobierno provincial que como en el siglo XVI, XVII y XVIII nos dejaron nada más que muertos y un sistema similar a la de la esclavitud con la encomienda, la mita y el yanaconazgo”. Pero esta postura pudo haberse transformado en un bumerang para el mayor de los Gioja.
La intromisión del tema Barrick Gold en la contienda electoral tomó por sorpresa al gobernador Gioja. En una entrevista dijo que el asunto de la minera en realidad afecta a “César, porque aparece como proveedor de la barrica”. Desde su entorno lo reforzaron. “Cuando (Miguel) Bonasso o (Fernando) Pino Solanas vinieron con la campaña contra la minera, lo único que tenían para atacar al gobernador era que una empresa de su hermano era proveedora de la Barrick”, contó un operador del mandatario provincial, quien destacó además lo sugestivo de ver a César Gioja almorzando con el ex intendente de Calingasta, Adolfo Ibazeta, dirigente que perdió la intendencia por su oposición a la minería en el departamento más montañoso de San Juan.
Consultado por la reacción del gobernador ante la postura adoptada por su hermano, la fuente respondió: “Al principio lo afectó bastante, nunca pensó que su hermano iba a ser su principal opositor. Lo sorprendió porque él estaba de acuerdo al principio e incluso planteó que no le desagradaría una fórmula Gioja-Gioja”. Hoy, algo inviable.
Según pudo saber este medio, César Gioja era dueño de Bentonitas Santa Gema, proveedora de bentonita para la Barrick Gold, una tierra especial que se usa para fortalecer los pozos de exploración y evitar derrumbes.
Carlos Bula, abogado, integrante de la Junta de Proyecto Sur en la provincia y uno de los principales dirigentes en la resistencia a la Barrick Gold, no esconde su indignación ante la pelea entre los Gioja en torno a este negocio. “La Barrick exige garantías de que esta situación va a continuar. Los dos han establecido una estrategia de subirse al ring y generar una pelea muy fuerte, pero para la minera, cualquiera de los dos que caiga, sigue siendo lo mismo”.
La otra pelea que dio César Gioja para evitar que su hermano acceda al derecho a una segunda reelección fue en la Justicia. Y le fue muy mal. Tanto la Justicia ordinaria como la electoral –ambas con buena sintonía con el Gobierno provincial- rechazaron, en total, 29 presentaciones judiciales que intentaron frenar en los tribunales lo que no pudo la política. A principio de abril, al menos ocho presentaciones del senador contra la intentona de su hermano fueron rechazadas por jueces civiles. El argumento del ahora opositor es que, según la Constitución de San Juan, la consulta popular debería coincidir con la próxima elección general. Es decir, debía hacerse en los próximos comicios por la gobernación, lo que hubiese anulado las posibilidades de su hermano. Pero todos respondieron que no era materia “judicializable”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s