Periodistas en alerta ante el cinismo de EEUU


Juan Carlos Camaño
.-Con arrogancia inagotable EE.UU. toma la palabra en el marco de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), celebrada recientemente en Bolivia, y carga contra los países de la región, exigiendo garantías para una plena “libertad de prensa y expresión”. Cinismo.
Con motivo de cumplir sus treinta y seis años de vida -7 de junio de 1976-2012- la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), viene haciendo repaso de su lucha histórica: seminarios por la democratización informativa, movilizaciones callejeras contra la impunidad y las persecuciones a periodistas y los asesinatos de trabajadores de la prensa en general. Lucha por salarios dignos, contra la concentración monopólica y la explotación laboral, por mejores condiciones de trabajo y por la libertad sindical.
“No hay democracia informativa sin democracia económica”, sigue siendo, para la FELAP, una consigna que clava el acento en la cuestión nodal de la lucha de clases.
Se cumplen treinta y seis años del nacimiento de la FELAP, sin dejar un solo día de asumir un rol de resistencia al capitalismo salvaje, o al neoliberalismo, como se quiera llamar: contra la injusta distribución de la riqueza, contra la mercantilización de la noticia, la degradación periodística, la prensa roja, amarilla, basura. Y a favor de una profesión comprometida con la defensa de la soberanía, la independencia y la democracia con justicia social en cada uno de nuestros países. Ardua y vivificante lucha la de la FELAP. Digna lucha. Vigente.
Y en todos los casos, en cada una de las luchas dadas, por una sociedad mejor, un mundo más solidario, ha habido invariablemente un denominador común que ha caracterizado -y caracteriza- al enemigo de la vida, de la igualdad y la fraternidad, al enemigo de la humanidad: EE.UU.; en tanto imperialismo que coarta libertades, planifica las desigualdades sociales y promueve el caos con el que medra para la expansión de la represión de pobres, indigentes y militantes populares.
EE.UU., en tanto imperialismo, mentor y ejecutor de crímenes políticos, del crimen mafioso, de la tortura como método de terror por goteo, del ahogo financiero a países y regiones enteras, de bloqueos de comida y medicamentos a pueblos que se animan a enfrentarlo, en nombre de la dignidad humana y de la protección del planeta.
El cinismo de EE.UU. en la reciente Asamblea General de la OEA, reclamándole a otros lo que el imperialismo no practica es, sencillamente, un insulto más a la inteligencia de millones y millones de mujeres y hombres que no sólo teorizan acerca de que otra comunicación es posible, sino que la construyen, día a día. Mujeres y hombres que disputan un lugar para todos en el campo de la información y la comunicación, como miles de millones de seres humanos luchan por el pan y la vivienda, por no ser arrasados en su identidad y porque se los respete en su condición de seres humanos.
No es cuestión de citar la larga lista de oprobios cometidos por EE.UU. en el mundo. Larga también es la lista de las violaciones y matanzas que EE.UU. esconde en las gavetas del Pentágono y la Casa Blanca para próximas tropelías: ahora mismo su “libertad de prensa y expresión” abona insistente, en diversos formatos informativos, comunicacionales y a través de la industria del entretenimiento y el incentivo a la adicción por el consumo de nuevas tecnologías, sofisticados tipos de guerras, invasiones robóticas de precisión milimétrica y captura de recursos estratégicos de otros países mediante bombardeos “inteligentes”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s